Principios AGILE para startups: El mejor momento es AHORA.


Agile se basa en la premisa de que para manejar un negocio/proyecto necesitas algo de orden pero también necesitas seguir avanzando. Se centra mayormente en ejemplos para startups tecnológicas (de ahí nace la idea); Pero se puede aplicar a cualquier tipo de equipo, esfuerzo conjunto u organización en la vida, incluso nuestra propia familia.

Anteriormente, las empresas tecnológicas funcionaban de la siguiente manera: Los ejecutivos iban ideando cosas y poco a poco la información iba cayendo en manos de los desarrolladores sin previamente haberlos consultado. El 83% de los proyectos fallaba. Estaban muy hinchados (llenos de características inútiles) o bastante obsoletos para cuando llegaban al mercado.

Es por esto que, inspirado en un artículo titulado the new new product development game, se creó en 1986 un sistema donde las ideas no sólo pudieran esparcirse de arriba hacia abajo (ejecutivos a empleados/desarrolladores) sino también de abajo hacia arriba (desarrolladores y empleados a ejecutivos) y ser ajustadas en tiempo real. Bajo este sistema las compañías no pierden energía en proyectos masivos que toman 2 años en salir al mercado, sino que toman pequeños pedazos de la labor a realizar y nada toma más de 2 semanas en completarse.

Así que en lugar de decir: "Eh, ustedes! váyanse a ese búnker y cuando tengan el producto perfecto vengan acá para empezar a ensamblarlo", uno dice:  "Vayan, regresen con 1 elemento planeado y hablemos sobre éste, vamos a adaptarnos".

A este sistema organizacional se le llama AGILE Development y se basa en ir usando/comercializando/probando en tiempo real diferentes pedazos de tu proyecto en lugar de esperarte a tener todo bajo condiciones perfectas para empezar a ejecutar tu plan de acción. La idea básica es que tienes éxito o fracasas rápido y te adaptas a las circunstancias para mantener tu negocio a flote. Es como esta frase:

Si a nadie le gusta una versión mierda de tu producto, mucho menos les gustará la versión completa.

Para implementar AGILE en tu proyecto, tienes que entender primero 2 cosas:

1) Establece metas SMART: Específicas, Cuantificables, Alcanzables, Realistas y de Tiempo Limitado (por sus siglas en inglés) siempre. Si fueras un corredor y quisieras correr una carrera de 5Km en menos de 25 min pero cuando lo intentas la primera vez lo haces en 26 min, bajo metas SMART no dirías:

"Seré más rápido para la próxima"

Dirías:

"Correré una carrera de 5km en menos de 25 minutos dentro de 12 semanas en la próxima competencia programada"

Esta meta es cuantificable, tienes un deadline establecido en el cual aplicar un plan específico para obtener un resultado deseado ¿se entiende?

2) No esperes al momento perfecto: Esperar al momento perfecto no solucionará tu problema ni hará las mejores condiciones para actuar una realidad. Es como estarse quejando de que la tierra está seca y eso te impide sembrar, por lo tanto esperarás a que llueva. Hablar sobre cómo el que llueva arreglará el problema no hace que la tierra se moje, y de aquí a que llueva el tiempo va a seguir corriendo; la temporada de X o Y cosecha puede perderse. En lugar de pensar así, toma pasos para AGILIZAR las cosas, como mojar la tierra tu mismo y dar el primer paso aún cuando las condiciones no parezcan ser las mejores. Recuerda que:

No importa qué tan lento vayas, le sigues dando vueltas a aquél que se la pasa en el sofá frente al televisor.

Ahora bien, AGILE en la práctica es sencillo:

Determina un día y una hora a la semana en el que te sentarás a pensar sobre tu proyecto y cómo/cúanto ha avanzado en el marco general. Trata de contestar 3 preguntas básicas (estas son las 3 preguntas nucleares de AGILE):


  • ¿Qué está funcionando bien en mi proyecto esta semana?
  • ¿Qué no está funcionando bien en mi proyecto esta semana?
  • ¿En qué me puedo/debo centrar la semana siguiente?


Esta última pregunta te permite tener planes preparados para retos que sabes pueden presentarse la semana próxima y te adaptarás más fácilmente a ellos. Toma nota de tus realizaciones y haz una lista de tus diferentes deberes para la dicha semana, de manera que puedas ir llevando a cabo tus tareas de una forma más organizada (aquí diagramas como el SCRUM te pueden ayudar). Esto aumentará tu productividad y reducirá el estrés considerablemente aún cuando estés trabajando en microgestiones AGILE diariamente en lugar de un macroproyecto al final como lo harías tradicionalmente.

Más información: TED Radio Hour.