Estamos acostumbrados... (Las viejas computadoras y porqué amo GNU/Linux)


Hoy en día estamos acostumbrados a que "el mouse" mueva el cursor en pantalla, a que si haces doble click en la parte superior central de una ventana esta se agrande y a que si abres Chrome y luego Gimp el segundo se sobrepondrá al primero.

Estamos acostumbrados a que si doy click y muevo la barra de scroll del lado derecho de la pantalla la página hacia abajo sin soltar el botón del mouse esta página bajará. Estamos acostumbrados a que si doy click y no suelto al tomar una ventana al mismo tiempo que la muevo, esta se arrastrará con el ratón. Estamos acostumbrados a que el color principal de los sitios web, los editores de texto, los programas de diseño y demás, sea el blanco (en los lienzos) Estamos tan acostumbrados a todo esto que te apuesto a que leer esta redacción te ha parecido algo extraño pero lógico. Y lo es.

La cosa es, que no siempre fue así. Hubo un tiempo en que las computadoras no eran más que terminales de texto sin periférico alguno, ¡ni siquiera mouse!. Hubo un tiempo en que el mouse sólo se movía de arriba a abajo o de izquierda a derecha y no por toda la pantalla. Hubo un tiempo en el que siquiera pensar en usar blanco para el color del fondo del monitor era INAUDITO y también donde el hecho de ver un pixel en pantalla era algo DE OTRO MUNDO.

Todo esto lo escribo porque (como ya les había contado antes) estoy leyendo la biografía de Steve Jobs y me sorprende cómo es que este hombre, junto con muchos otros soñadores y ambiciosos ayudó a crear el mundo informático de hoy en día. No es que steve jobs inventara cosas, es un visionario más bien. El hecho de que un monitor renderizara en mapas de bits (pixeles a color y blanco y negro) se lo debemos a una compañía que por su tiempo, no supo rentabilizar la tecnología que habían creado. Esta compañía probablemente la conozcas, se llama XEROX y al día de hoy sólo hace fotocopiadoras y otros cacharros no tan geniales jajaajajaja. Para cuando Xerox ya manejaba cosas tan geniales como el mouse, los monitores a colores o las interfaces gráficas, la compañía de Steve Jobs (Apple) sólo hacía programas en modo texto y computadoras sólo capaces de correr estos últimos. Steve Jobs logró hacer que Xerox "subiera el telón" de sus avances informáticos para el, y el día en que esto sucedió se llevó a cabo el más grande caso de "atraco industrial" de la historia. Mucha gente dirá (tanto los que hayan leído el libro como los que apenas saben de esto) que Steve es un maldito, es un ladrón, es un "tipo malo" pero podemos asegurar con toda certeza que este robo no hizo más que beneficiar al usuario. De no haber sido por este atraco, todas (si no es que la gran mayoría) de las cosas que mencioné arriba probablemente no hubieran existido o no hubieran sido posibles, ya que gracias a las ideas altamente "capadas" (es decir, demasiado limitadas) que Steve Jobs vio en Xerox, fue que pudo lograr que su equipo de ingenieros crearan lo que hoy en día prevalece a grandes rasgos en el campo de la UX (user experience) de todos los sistemas operativos actuales. Steve Jobs y sus ingenieros volvieron posibles esos pequeños detalles de funcionalidad que por haber nacido en los tardíos 80's o después, no eres capaz de apreciar como algo único (jajajaja) Esas pequeñas cosas que hacen que las computadoras funcionen como lo hacen, de la manera en que nosotros esperamos a que lo hagan. En aquellos años, las siguientes cosas se consideraron GRANDES HAZAÑAS DE INGENIERÍA:


  • Poder hacer que las ventanas se superpusieran en pantalla
  • Poder hacer que el "fondo" del monitor fuera blanco
  • Poder hacer que un mouse funcionara con una bola para ir en todas direcciones
  • Poder hacer que se pudieran arrastrar ventanas
  • Se pudiera hacer una PC "All-In-One"


Todo eso se lo debemos a los valientes e inteligentes ingenieros de Apple, (a unos cuantos nada más, en especial uno llamado Bill Atkinson) ya que ellos fueron capaces de mirar más allá y crear cosas que EN SU TIEMPO, eran "Imposibles" (Un ejemplo, el mouse de bola, ese viejo mouse PS/2 que todos recordamos con cariño). Como bien nos dice Atkinson:  "Simplemente lo hice porque creí haberlo visto en algún lado, no sabía que se consideraba imposible" (Hablando del stacking de ventanas).

Este capítulo del libro me dejó 4 principales enseñanzas:


  1. Muestra tus ideas, por más buenas que parezcan, alguien puede ver puntos que tú has dejado al aire
  2.  Es bueno recibir feedback, pero no juegues al imbécil (¡Que no te pase lo que a Xerox!)
  3. NADA es imposible
  4. Ama a GNU/Linux


¿Porqué este último? Bueno, como ustedes saben, este es un blog en su mayoría, linuxero. Hace tiempo les hablaba de cómo "se trata de COMUNIDAD no comodidad" en uno de mis posts, y éste nuevo post viene a reforzar dicha idea. Si tú usas o has usado linux en alguna ocasión, quiero que pienses mucho en  como si para todos estos tipos de Apple se les hizo completamente una hazaña hacer este tipo de cosas bajo presión, con un sueldo y demás (igual a los de Xerox), cómo de grande, basto, precioso e incluso único es GNU/Linux... Estamos hablando de que nadie le pagó de primera instancia a ningún developer opensource que empezó con un proyecto y mira hasta donde hemos llegado. No es que apple haya "liberado ese código" o que Microsoft se haya visto "benevolente" o que cualquier otra compañía de pronto sin más lo regalase; Es de idiotas y novatos ver a linux como algo "limitado" cuando ese jueguito o programa estúpido de Windows no logra correr bien sin X Y o Z arreglos, SIN EMBARGO, antes de pensar en esto quiero que veas tu escritorio, quiero que veas tu lista de apps, quiero que veas a Steam... Ve todo eso, TODO ESO y luego ve más allá. Ve como Xorg hace que tu monitor prenda, ve cómo el kernel hace que tu hardware esté listo sin drivers, ve cómo es que bash te permite gestionarlo todo desde una consola... VE TODO ESO también, velo. Piensa cuánto has pagado por ello. Piensa cómo de versión en versión todo mejora, todo aumenta, todo se vuelve más eficiente... Ve todo eso, razónalo; Y LUEGO, luego dime si GNU/Linux no es hermoso.

¡Viva el Software Libre!