Congelar Actualizaciones del Kernel (y otros paquetes) en Fedora Linux


Fedora es una excelente distribución Linux. La uso a diario en mi equipo de escritorio personal... Sin embargo tiene una gran ventaja que al mismo tiempo funciona como desventaja en algunos casos: Las muy constantes actualizaciones. Basta con ver nuestro post de las 5 cosas que fedora no es para darse una idea de lo que estoy tratando de decir. Sin embargo (como podrán notar en el artículo mencionado) gran parte de los problemas ahí mencionados provienen de una situación particular: La "descontrolada" actualización del Kernel en la distro del sombrero de fieltro. Este problema es fácilmente sorteable si aplicamos el tip que daré a continuación:

Una vez que tengas instalada una versión del kernel que quieras mantener sin updates por un tiempo, lo único que tienes que hacer es abrir el archivo /etc/yum.conf (como root en tu editor de texto favorito) y agregar la siguiente línea al mismo:

exclude=kernel*

Y guardamos. El archivo quedaría más o menos así:


Y con eso cada que corramos un yum update ya no se nos actualizará más el kernel... Cabe destacar que esto no es "buena praxis" puesto que Fedora no mantiene updates de soporte para determinadas versiones del núcleo Linux individualmente y pues esto puede acarrear problemas de seguridad pero si estás consciente de ello y sabes que cada cuando tendrás que actualizar tu Kernel quieras o no (quitando la línea agregada y corriendo tu Yum Update) entonces no hay problema. Esta misma técnica sirve para congelar actualizaciones de otros paquetes, simplemente los añadirías después de un espacio al lado de "kernel*" en la misma línea (o bien en lugar de "kernel*") y generalmente usaríamos un * al final del nombre del paquete, (esto depende mucho de qué tipo de paquetes queramos congelar) puesto que el * lo que hace es que actúa como Comodín y le está diciendo a YUM "Excluye todos los paquetes que tengan que ver con el criterio X" Esto es útil para paquetes que tienen fuertes co-dependencias como kernel, kernel-devel y kernel-headers (por eso ahí usamos el comodín) o como en el caso de Wine por dar otro ejemplo. Paquetes que podrían ir sin comodín podrían ser gimp por ejemplo, si quisiéramos excluir (para congelar actualizaciones) a GIMP como programa base en sí, pero quisiéramos que los plugins se siguieran actualizando...