BTRFS: Lo Bueno, Lo Malo y Lo Feo

Últimamente (desde que instalé Fedora 15 con BTRFS) He tenido muchísimos problemas de rendimiento: A veces va bien, a veces va lentísimo, y abrir VirtualBox o VMware Player se ha vuelto la Muerte... Fedora siempre me ha ido súper rápido desde Fedora 12 (Cuando comencé a usar KDE) Y mi elección siempre ha sido ésa: Fedora de 64 Bits con KDE como entorno de escritorio. Nunca me había fallado en Velocidad y ahora lo empezó a hacer a tal grado que incluso pensé cambiarme de distro; Sin embargo ayer hice una investigación exhaustiva del problema y descubrí que todo se debe al sistema de archivos BTRFS y nada más. Por éso le dedico ésta entrada:

Lo Bueno de BTRFS:

Desde que BTRFS Llegó, no sé si sea mi imaginación pero la transferencia de información desde y hacia la computadora se ha vuelto más rápida, Me refiero al proceso de copiar archivos y así; Lamentablemente ahí acaba lo bueno en mi análisis.

Lo Malo de BTRFS:

BTRFS ha supuesto un sacrificio en el rendimiento del sistema operativo a éstas alturas, a veces va bien, a veces va muy mal, y ciertamente los tiempos de arranque no me agradan; Es decir, no son lentísimos, pero no son los que se tenían antes con Ext4 en Fedora 14. El arranque y proceso de aplicaciones también se ha visto afectado y ahora se me congela la PC de vez en cuando, cosa que no pasaba antes CASI NUNCA (Es decir, me tenía que chupar por completo los 4GB de RAM con máquinas virtuales a propósito para que el sistema colapsara, y ahora gusta de colapsar de cuando en cuando sin tanto esfuerzo).

Lo Feo de BTRFS:

Si existe algo que es LA MUERTE cuando trato de trabajar con máquinas virtuales, lo he conocido usando BTRFS. Es decir, como ex-usuario Windows de Full Time, uno se acostumbra a la lentitud en la apertura de aplicaciones, a los cuelgues del sistema, A mil cosas! Pero cuando uno llega a Linux es para no volver nunca más a ésas cosas, y tras poco más de dos años usando Fedora y casi 3 y medio usando Linux yo ya no me acordaba de lo pesado que era todo éso.

Ahora, Ha vuelto gracias a BTRFS.

Abrir una máquina virtual que está guardada sobre una partición BTRFS es LA MUERTE, va lentísimo, a veces inicia, a veces no, se traba, vuelve a funcionar, se congela, No se puede trabajar con ella. Lo mismo podríamos decir de GNOME SHELL, que estando sobre un disco duro que tiene todo excepto el /Boot en BTRFS va lentísimo y no se puede trabajar con él tampoco. (KDE sin embargo no se ve tan afectado).

Veredicto y Tips:

Leyendo en la Red, muchos usuarios dicen que el mal funcionamiento de BTRFS se debe a cierta fragmentación que sufre, otros lo atribuyen a sus características de CopyOnWrite y unos más a otras cosas... Ve tú a saber, en mi opinión, BTRFS no está listo al 100% para usarse en máquinas de producción todavía como esperaba. Al principio se veía muy seductor y todo, pero ahorita simplemente está cayendo de mi gracia.

Si tienen un sistema Linux funcionando sobre de BTRFS lo que pueden hacer para mejorar su rendimiento es tratar de mejorar el de los demás componentes, (escritorio, programas, etc) y si tienen la oportunidad actualicen al kernel 2.6.38.8-35 (En Fedora es automática la Actualización) ya que éste Kernel ha mejorado mucho el rendimiento del sistema con BTRFS a mi parecer.

Para las máquinas virtuales, (Si su sistema de archivos no está encriptado), pueden iniciar con un LiveCD de Fedora 15, instalar los paquetes btrfs-progs y gparted achicar en unos cuantos Gigas la partición más grande en BTRFS que tengan para formatear el espacio libre resultante con Ext4. Si almacenan sus máquinas virtuales en la partición Ext4 funcionarán como se debe sin problemas. Sólo tendrían que hacer que su programa de virtualización tomara el "disco duro virtual" desde la partición Ext4 en lugar de su ubicación original dentro de la BTRFS.

Para aprender más sobre cómo achicar particiones BTRFS, les recomiendo visitar éste enlace

P.D. Yo sin Lugar a dudas me regresaré a Ext4 en cuanto tenga oportunidad jaja, Lástima que como tengo el Disco Duro encriptado deba reinstalar el S.O. pero ni modo...